Close Menu
Vicks

NO Mobile

Estás leyendo

Planeta salud pública / El valor del profesional de farmacia | ¿Qué se formula en las farmacias comunitarias españolas? Casos de éxito

Compartir

Cistina
Índice

Probablemente la cosmética ha sido la gran impulsora de la formulación magistral en los últimos años. La dermatología ha encontrado en la elaboración del medicamento personalizado una vía para ofrecer un servicio diferencial y un valor añadido que fidelizan al paciente, ventajas que han percibido también otras especialidades médicas que han visto en esta práctica un mercado muy atractivo. Desvelamos cuáles son las fórmulas que se prescriben más habitualmente en tres de las áreas médicas que más las demandan: dermatología, pediatría y veterinaria.

En los últimos dos años, la formulación magistral ha experimentado un auge importante. El causante ha sido el minoxidil, un principio activo que está comercializado para la hipertensión y que los dermatólogos comenzaron a recetar como un tratamiento eficaz contra la alopecia. Aunque en un primer momento se administraba por vía tópica, se comprobó que ofrece mejores resultados por vía oral, lo que impulsó la elaboración de cápsulas en las farmacias comunitarias de toda España. A raíz de esto, la prescripción de este producto ha tenido un crecimiento exponencial, y ha sido la puerta de entrada de muchos dermatólogos a esta práctica genuinamente farmacéutica que desconocían y que les ha hecho descubrir una herramienta útil tanto para esta como para otras patologías, como el acné o la rosácea.

La formulación ofrece a estos profesionales la oportunidad de crear capsulas de minoxidil a diferentes dosis (más bajas que las comercializadas) que además pueden combinar con otros principios activos, como la dutasterida o la finasterida, ofreciendo unos resultados óptimos que han ganado adeptos.

Esta demanda ha repercutido en los beneficios de las farmacias formuladoras. Manuel García, farmacéutico formulista y titular de la farmacia Yone Quintana (Tenerife), destaca que “sin duda, los principios activos que más utilizamos en el laboratorio son minoxidil, finasterida y dutasterida. Me sorprende la cantidad de pacientes con problemas de alopecia que acuden a la farmacia en los últimos años. Diría que entorno al 90% de las recetas que nos llegan tienen como objetivo tratar de combatir diferentes problemas de esta patología”. Este profesional considera que el mercado de la formulación está creciendo, aunque recalca “la tendencia al uso estético y cosmético que tienen todas las fórmulas que recibimos”.

Prueba de ello es que las cremas despigmentantes también se encuentran entre las fórmulas más solicitadas en esta farmacia. “Se debe a que una gran parte de la población sufre esas manchas, sobre todo en la cara, debido supuestamente a la alta exposición al sol que tenemos en Canarias. Suelen tener una combinación de hidroquinona, ácido retinoico, ácido kójico y algún corticoide para ser formulada en base beeler”.

Las personas tendemos más al autocuidado, y se ha notado en la demanda de fórmulas dermatológicas

María Victoria Fenoll, farmacéutica adjunta y elaboradora de medicamentos personalizados en la Farmacia Canales de Santa Pola (Alicante), comparte las mismas impresiones. En su caso, el minoxidilo también es el principio activo más demandado en su botica. “Las personas tendemos más al autocuidado, y se ha notado en la demanda de fórmulas dermatológicas. Hacemos más visitas al especialista y por tanto se individualizan más los tratamientos. La tendencia de la formulación es claramente al alza”, afirma. Considera que es el recurso muy útil en esta área médica porque “se pueden cubrir muchas necesidades con una combinación de activos que la industria no contempla al tratarse de dosis bastante individualizadas”.

Dentro del campo de la dermatología, también ha habido un incremento de la formulación debido a los brotes de sarna que se han dado por todo el país tras la pandemia. Probablemente hayan contribuido dos hechos para que vuelva a ser noticia esta enfermedad casi olvidada. Por un lado, que la ivermectina, el principio activo que más se utilizaba para controlar esta patología, se utilizó como tratamiento para la covid-19 al comienzo de la crisis sanitaria, por lo que se convirtió en una materia prima imposible de conseguir para todos aquellos que sufrían sarna. A esto, se unió el hecho de que se intensificó la convivencia y que el contagio de este parásito se produce piel con piel. Estos brotes han potenciado en este tiempo la formulación tanto con ivermectina como con otros componentes, como benzoato benzoilo, permetrina o azufre.

Pediatría: una solución a la escasez de medicamentos comercializados

Otra de las grandes demandas de formulación proviene de la pediatría, y una gran parte de las fórmulas que se hacen en las farmacias son derivadas de las unidades pediátricas de los hospitales para que se continúe el tratamiento en casa, por lo que se trata sobre todo de patologías médicas. Esto hace que se utilicen todo tipo de materias primas a la hora de elaborar medicamentos.
Es esta especialidad los jarabes continúan siendo el vehículo estrella de los fármacos personalizados, ya que facilitan su ingesta a los niños. En ellos se combina un vehículo diferente al de las especialidades disponibles con una dosificación ajustada al paciente que la recibe. “En el caso de las fórmulas para pediatría, apenas existen preparados en especialidades farmacéuticas al no tener una demanda muy extendida, por lo que suponemos que a la industria no le resulta atractiva su comercialización”, apunta Fenoll.

En el caso de las fórmulas para pediatría, apenas existen preparados en especialidades farmacéuticas al no tener una demanda muy extendida

Quizás por estas características, tanto en la Farmacia Yone Quintana como en la Farmacia Canales, el omeprazol en suspensión es la fórmula más demandada, uno de los medicamentos más vendidos también para adultos. “En nuestro caso se trata de Omeprazol 2 mg/ml para niños con problemas de reflujo gastroesofágico, dispepsia o síndrome de Zollinger-Ellison”, matiza Manuel García.
A pesar de la utilidad del medicamento personalizado en esta rama médica, todavía no se prescribe lo suficiente. Llama la atención que hace unos meses, cuando se produjo el desabastecimiento en toda Europa -incluida España- de suspensiones pediátricas de amoxicilina 250mg/5ml, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), ante esta falta, se limitara a autorizar al farmacéutico a realizar la sustitución del fármaco por otro similar. En otros países, como Francia, el gobierno incentivó la sustitución del medicamento industrial por el medicamento personalizado, divulgó un protocolo de actuación entre las farmacias, informó a los médicos de esta posibilidad y reguló su financiación, todo con excelentes resultados debido a la rapidez y eficacia de esta opción para paliar la escasez de este antibiótico.

Veterinaria: una forma de facilitar la adherencia terapéutica

La veterinaria ha sido otra fuente de crecimiento del medicamento personalizado en los últimos tiempos, ya que amplía opciones terapéuticas, fideliza al cliente y aporta un gran valor añadido. Se trata de campo en plena expansión, tanto a nivel doméstico como de granja. En el primer grupo, destaca la adaptación de los vehículos y la dosis adaptada al paciente, mientras que en el segundo se centra más en la prevención de enfermedades.

Al igual que en los medicamentos de uso humano, el Ministerio de Sanidad pone esta opción como último recurso a la hora de tratar una patología. “En primer lugar el veterinario debe de recurrir a fármacos específicos de esta área, en segundo lugar, a los de uso humano, y, sólo en los casos de que no existiese la especialidad requerida comercializada o hubiese desabastecimiento, podría formularse. Esto hace que el mercado tienda a que cada vez se realicen fórmulas más específicas”, indica Jaume Llorente, farmacéutico titular de la Farmacia Llorente de Sant Feliu de Guixols (Girona).

Para Edgar Abarca, director técnico de la Sociedad Española del Medicamento Individualizado (LaSemi), “es dentro del ámbito de las mascotas donde la formulación tiene especial sentido, por lo que los animales más frecuentes son los perros, gatos y aves”. Opinión compartida por Ariadna Crusellas, presidenta de la Asociación profesional independiente de farmacéuticos formuladores y sin ánimo de lucro (Aprofarm), “se nota una mayor preocupación por las mascotas y un mejor trato por parte de sus dueños. Esto ha incrementado las visitas a los veterinarios y ha supuesto una mayor especialización por parte de estos profesionales, lo que ha derivado en más y mejores tratamientos”.

Entre las formulaciones que tienen mayor demanda se encuentran las que tratan patologías comunes como artritis, artrosis, ansiedad, dermatitis, dolor de diversas etiologías, hipertensión, infecciones, insuficiencia cardiaca, parasitosis o convulsiones, entre otras.
Debido a esto, el número principios activos es muy variado, así como los rangos de dosis y las formas farmacéuticas. “Antihipertensivos como el captopril o el atenolol, múltiples activos para el abordaje de micosis como el ketoconazol, aquellos para el dolor como la amitriptilina o la gabapentina, diferentes antibióticos como el metronidazol o la clindamicina o mucolíticos como la acetilcisteína”, destaca Abarca.

Estas patologías dan lugar a una gran variedad de fórmulas que se vehiculizan principalmente a través de formas orales sólidas (sobre todo comprimidos) y líquidas. “Incluyen jarabes de todo tipo, porque es más fácil administrarlos para según qué mascotas. Un ejemplo sería la gabapentina para gatos, o el trilostano y todo tipo de antiinflamatorios, antibióticos, etc. También son muy frecuentes los colirios y pomadas oftálmicas, y empezamos a promover los comprimidos dispersables de atenolol”, matiza Crusellas.

Además, se empiezan a unir otras opciones que abren nuevas vías en la formulación veterinaria. En palabras del director técnico de LaSemi, “la frecuencia de elaboración de formas más sofisticadas como espumas, formas transdérmicas, pastas orales o bucodispersables va en aumento”.

A esto se unen otras novedades interesantes en este campo. Según este profesional de la formulación, “cada vez con más frecuencia estamos aplicando nuestro conocimiento en tecnología farmacéutica, farmacocinética y otras disciplinas utilizadas en pacientes humanos a los animales de compañía de manera muy novedosa y en colaboración con el veterinario”.

En los últimos dos años la formulación magistral ha experimentado un auge importante

También asegura que se presta especial atención a aspectos como las características organolépticas tales como los olores, colores, sabores o texturas, así como algunas formas específicas, como por ejemplo los bolos o pastas medicamentosas, que son los que marcan la diferencia respecto a la formulación humana tradicional.

En este sentido, Jaume Llorente afirma que “es muy común añadir algún tipo de saborizante tanto a comprimidos como a jarabes para que sean más apetitosos, lo que facilita el tratamiento y la adherencia terapéutica, como utilizar aroma de manzana para los caballos o de carne para los gatos”.

Estos datos indican que todavía quede mucho camino que recorrer con esta especialidad que tiende al alza en los últimos años y que se ha convertido en un mercado muy interesante para las farmacias formuladoras. Para la presidenta de Aprofarm, “la formulación está creciendo, y no sólo por abastecer todas las especialidades que se están dando de baja, sino por la gran variedad de animales y complejidad de tratamientos y necesidades que hace que tratar individualmente sea mucho más eficaz. El único problema será que los veterinarios tengan presente la formulación y que nosotros sepamos dar la solución en cada caso”.

Como apunta Abarca, “la necesidad de adaptación constante de los tratamientos es una demanda que por ejemplo en Estados Unidos, Canadá o en el norte de Europa es una realidad desde hace años. En estos países ya hay farmacias formuladoras que se dedican única y exclusivamente al sector animal. Nos queda mucho camino por recorrer, pero todo nos indica que hay un campo tremendamente atractivo por explorar”.

¿Cuál es el futuro de la formulación?

En conclusión, independientemente de la especialidad médica, la formulación magistral continúa vigente y su función sigue siendo fundamental dentro del engranaje del medicamento. Ofrece un valor añadido a los pacientes y es la opción más idónea para cubrir las carencias que plantea el medicamento industrializado, complementando su labor y ofreciendo de forma conjunta un tratamiento médico completo y eficaz. Además, es un servicio que únicamente puede ofrecer el profesional farmacéutico, algo que le aporta un valor único y que le permite ampliar los servicios e ingresos de su farmacia.

Comparte esta entrada:

Infarma 2024
Lainco

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: