Close Menu

NO Mobile

Estás leyendo

Panorama | Desafíos en la implementación de protocolos para el tratamiento de síntomas menores a nivel global

Compartir

Laipic
Índice

La creciente demanda global de recursos sanitarios, debida principalmente al envejecimiento de la población y al aumento de enfermedades crónicas no transmisibles, destaca la importancia de tratar los síntomas menores en entornos de atención primaria, hecho que pone en valor el papel esencial que los farmacéuticos pueden desempeñar en su prevención y gestión. Una apuesta que ya se ha llevado a cabo en países como el Reino Unido y Canadá, donde se implementaron protocolos para el tratamiento de dolencias comunes (CAS, por sus siglas en inglés) en los años 2000, y que han ofrecido evidentes ventajas clínicas y económicas, así como mejorado el acceso a la sanidad ayudando a crear un sistema más sostenible y eficiente.

La Federación Internacional Farmacéutica (FIP, por sus siglas en inglés) ha publicado recientemente un informe que proporciona una visión global del papel que desempeñan los farmacéuticos en el tratamiento de síntomas menores a través del análisis de las prácticas llevadas a cabo en 24 países. Los resultados abarcan una gran diversidad en las patologías tratadas, desde dolencias comunes hasta tratamientos más especializados, como pueden ser la anticoncepción hormonal de emergencia o antivirales para la covid-19. Aunque estos protocolos mejoraron la calidad de vida y el acceso a la sanidad, además de fortalecer los sistemas sanitarios, se detectaron importantes diferencias a la hora de desarrollarlos.

Aunque la mayoría de los países incluidos en la investigación respaldaban la implementación de protocolos de indicación farmacéutica, existían variaciones considerables en los requisitos necesarios para su aplicación, así como en lo referente a marcos legislativos o a los mecanismos de remuneración por estos servicios profesionales.

La metodología aplicada se basó en el análisis de los estudios más importantes publicados durante la última década, la realización de encuestas a los miembros de la organización, la recopilación de casos prácticos y, finalmente, se llevó a cabo una discusión con expertos de diferentes países.

¿Cuáles son las consultas más comunes?

En la revisión de la literatura reciente sobre este tema se exploró el papel de los farmacéuticos en el tratamiento de dolencias comunes, los protocolos aplicados y los mecanismos de remuneración.

La variedad de afecciones abordadas varió según las regiones geográficas y contextos económicos. Por ejemplo, en América del Sur, el Medio Oriente y países africanos los problemas de salud más frecuentes fueron de origen respiratorio, gastrointestinal y musculoesquelético, por lo que los medicamentos más despachados en las farmacias estaban indicados para el tratamiento de la tos y el resfriado, la rehidratación oral y también se incluyeron los analgésicos.

En Reino Unido, las sintomatologías más consultadas fueron la candidiasis vaginal, seguida por la rinitis alérgica y el dolor de garganta, mientras que en Canadá fueron la candidiasis vaginal, la rinitis alérgica, las hemorroides y las aftas bucales.

En algunos de los países analizados, los farmacéuticos recibieron formación específica para tratar afecciones más complejas, como en Reino Unido, donde se formaron en enfermedades como la otitis media aguda y la conjuntivitis bacteriana aguda.

¿Cómo se remuneran estos servicios?

Con respecto a la retribución por estos servicios profesionales, desde la FIP señalan que es una característica fundamental para su sostenibilidad y viabilidad a largo plazo a pesar de las importantes diferencias existentes entre países.

El informe cita un estudio que analizó 60 servicios profesionales farmacéuticos de todo tipo a nivel internacional, no sólo los relacionados con dolencias comunes. La mayoría (73%) obtuvieron financiación pública, mientras que el resto se gestionaron sobre todo a través de seguros privados, principalmente en Estados Unidos.

En el caso concreto de Reino Unido y Canadá, el gobierno implementó un sistema de remuneración para las farmacias que participan en la aplicación de protocolos para el tratamiento de síntomas menores con unos resultados óptimos.

En líneas generales, el impacto de estas iniciativas en la calidad de vida de los pacientes fue muy positivo, ya que recibieron un asesoramiento adecuado de su dolencia, derivando al médico o a urgencias sólo cuando era estrictamente necesario. Además, en la mayoría de los casos se obtuvo una mejora significativa o completa de su problema tras la primera visita a un farmacéutico. Debido a esto, algunos estudios destacaron la reducción de la carga de trabajo en atención médica primaria aplicando estos protocolos, lo que permitió a los médicos abordar enfermedades más complejas.

Los resultados de estas implementaciones también demostraron el potencial de ahorro de costes en el sistema sanitario al comparar las consultas realizadas por un farmacéutico con una visita al médico de cabecera o a emergencias. Por ejemplo, el protocolo para el tratamiento de afecciones menores puesto en marcha en Birmingham, Reino Unido, reflejó una reducción de costes de 2.3M€ en 2014, y un ahorro estimado valorado entre 14 y 65 M€.

¿Qué barreras existen en su aplicación?

El informe de la FIP también aborda las perspectivas de las partes interesadas, como pacientes, farmacéuticos y médicos.
Con respecto a las percepciones de los pacientes, generalmente fueron positivas a nivel internacional, ya que en muchos países priorizaron la consulta farmacéutica a la médica debido a la confianza y cercanía de estos profesionales.

Los farmacéuticos, por su parte, identificaron importantes barreras, como la falta de acceso a la información médica del paciente, la necesidad de colaboración interprofesional, una remuneración insuficiente o las restricciones de tiempo, entre otras.

¿Cuáles son las necesidades de la farmacia?

El estudio recoge también una breve encuesta internacional a 25 organizaciones miembros de la FIP para evaluar la participación y necesidades de la farmacia en la implementación de estos protocolos, entre los que se incluyeron países como Australia, Canadá, España, Francia, Irlanda, Nigeria, Nueva Zelanda, Suiza o Estados Unidos.

Los resultados indican que ocho países tienen habilitados protocolos estandarizados, mientras que otros cinco, aunque disponen de ellos, no están desarrollados a nivel nacional. Doce de los países consultados no cuentan con ellos en sus sistemas de salud.

Entre los países encuestados las dolencias comunes más abordadas desde la farmacia fueron piojos, diarrea y eccema. En cuanto a la remuneración de los farmacéuticos por estas intervenciones, aproximadamente la mitad de los países indicaron que estaban financiados con fondos públicos, mientras que en otros los pacientes asumen los costos o no hay una compensación monetaria para el farmacéutico. Igualmente, la dispensación de medicamentos fue reembolsada en algunos países, pero no en todos.

Destacó la variabilidad en la existencia de regulaciones y de formación específica estandarizada para ofrecer estos servicios, así como en la necesidad de capacitación adicional para los farmacéuticos participantes. Los medicamentos de venta libre también variaban según el país.

Recomendaciones de la FIP

En conclusión, la FIP considera que la implementación exitosa de protocolos de actuación en el tratamiento de dolencias comunes requiere de una estrategia multifactorial. Por una parte, es importante centrarse en los resultados que evalúan la mejora de la salud de los ciudadanos y el ahorro de costes para los sistemas sanitarios. Por otra, no olvidar que los farmacéuticos son piezas clave en áreas como validar su papel como profesionales de la salud altamente valorados por la población, fomentar la colaboración con los servicios de atención primaria en el diseño de protocolos de referencia, establecer un marco de evaluación sólido o evidenciar la utilidad que ofrecen estos servicios.

Comparte esta entrada:

Halley
Cistina

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: