Close Menu
Vicks

NO Mobile

Estás leyendo

Actualidad científica | La aspirina en dosis bajas podría aumentar el riesgo de anemia en personas mayores

Compartir

Cistina
Índice

Un nuevo estudio que ha analizado los datos del ensayo internacional ASPREE, ASPirin in Reducing Events in the Elderly (Aspirina en la reducción de eventos en ancianos), ha concluido que el uso diario prolongado de dosis bajas de ácido acetilsalicílico podría incrementar el riesgo de anemia en un 20%, así como provocar un descenso en las concentraciones de ferritina en adultos mayores sanos, especialmente en aquellos de más de 70 años.

El estudio, Effect of Low-Dose Aspirin Versus Placebo on Incidence of Anemia in the Elderly (Efecto de dosis bajas de aspirina versus placebo en la incidencia de anemia en ancianos), realizado en Australia y Estados Unidos y publicado recientemente en la revista Annals of Internal Medicine, registró los casos de anemia que se dieron durante un promedio de 4,7 años en 19.114 adultos sanos de más de 65 años.

Los resultados de este ensayo controlado aleatorizado revelaron que el riesgo de desarrollar esta afección era un 20% más alto en el grupo que ingirió una dosis diaria baja de aspirina (100 mg) en comparación con el grupo placebo. Al finalizar el estudio, el 18% de los participantes del grupo control y el 15% del grupo placebo desarrollaron anemia.

Además, las analíticas revelaron una disminución más rápida de la hemoglobina (una proteína que transporta el oxígeno en los glóbulos rojos) y una pequeña aunque significativa reducción de los niveles de ferritina (una proteína que transporta el hierro) en el grupo de participantes que tomó aspirina en comparación con el grupo placebo.

La anemia es una patología muy común en ancianos que puede incrementar los síntomas asociados a la fatiga, el deterioro cognitivo o la depresión, entre otros. Alrededor de un tercio de todos los casos de anemia en adultos mayores no tienen una causa conocida, por lo que los resultados de este estudio podrían ayudar a los médicos a identificar a los pacientes con un mayor riesgo potencial de desarrollarla.

La autora principal del ensayo, la profesora Zoe McQuilten de la Facultad de Salud Pública y Medicina Preventiva de la Universidad de Monash de Melbourne (Australia), afirmó que, aunque aumento del riesgo de sangrado es un efecto secundario conocido de la aspirina (sobre todo a nivel gastrointestinal), existen pocos estudios previos que hayan analizado las consecuencias de un uso prolongado de este fármaco en el desarrollo progresivo de la anemia en personas mayores. “Estos datos ofrecen una imagen más clara del riesgo adicional de tener anemia con el consumo de ácido acetilsalicílico, y confirma que es probable que el impacto sea mayor en aquellos con enfermedades subyacentes, como la patología renal”.

La investigadora principal del Proyecto ASPREE en los Estados Unidos, la Dra. Anne Murray, instó a los pacientes a seguir los consejos de su médico sobre la dosis diaria recomendada de aspirina. Advirtió que para algunos pacientes mayores que han sufrido ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares o fibrilación auricular, la aspirina puede recomendarse como una terapia valiosa para prevenir que estos problemas sean recurrentes. Sin embargo, según los resultados obtenidos, el ácido acetilsalicílico no se aconseja para la prevención primaria, como, por ejemplo, para evitar un primer infarto o un derrame cerebral en personas mayores de 60 años, a menos que, según la evaluación de su doctor, existan otros factores que determinen que existe un mayor riesgo de sufrir estos episodios. “Los pacientes no deben cambiar su régimen de aspirina sin hablar previamente con su médico de cabecera”, concluyó la profesora Murray.

Comparte esta entrada:

Infarma 2024
Lainco

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: