Close Menu
Postinor

NO Mobile

Estás leyendo

Farmacia Pediátrica | Cuando un niño traga un cuerpo extraño

Compartir

Kreamarket
Índice

Maniobra-de-HeimlichIngerir un cuerpo extraño es la entrada en el tubo digestivo de material no alimenticio. La edad más frecuente es de 6 meses a cuatro años. De los cuerpos extraños ingeridos un 90% va al aparato digestivo. Un 1% precisa intervención quirúrgica general por perforación y fistula traqueo-esofágica. Un 95% no da complicaciones

Un 10% va al aparato respiratorio que suele presentar más gravedad. Se alojan en laringe, tráquea o bronquios. Tiene tres fases: la primera tos súbita y violenta con asfixia y ahogo, estridor y sibilancias y muchas veces se expulsa. La segunda fase puede ser silente y durar de minutos a meses dependiendo de la localización del cuerpo extraño. Y una tercera con infecciones, fiebre y expectoración. Es difícil el diagnóstico y a veces precisa técnicas agresivas de diagnostico. Viví un caso así en el Hospital Clínico de Barcelona y tras varias semanas de exploraciones muy agresivas se descubrió que el origen había sido la ingestión accidental de una avellana en una niña de 19 meses.

En general suelen ser objetos duros, inertes y romos como las monedas, objetos de plástico, juguetes o partes de juguetes, restos de globos y guantes de látex, canicas, tornillos, pendientes, escudos metálicos o insignias, huesos, espinas y frutos secos como cacahuete  o comprimidos y pastillas de medicamentos. Si el cuerpo extraño es de tamaño grande puede quedarse atascado en una estrechez del esófago. Son más peligrosos los objetos puntiagudos como clavos, alfileres o palillos. Las pilas de mercurio, tipo botón, si tienen contenido corrosivo pueden erosionar y perforar el tubo digestivo. También objetos grandes >5 cm de largo o 2 cm de ancho u objetos con plomo.

Un tercio de los objetos ingeridos no son visualizables a Rx y requieren estudio con contraste.

Cómo actuar

a) Signos de alarma que aconsejan visita de urgencia:

Se está ahogando o tose con gran intensidad. Presenta cianosis. Aumenta su salivación o babeo, tiene náuseas o dificultad para tragar. Tiene molestias intensas en la garganta o en el pecho. Estas molestias son leves pero duran más de una hora. Tiene dolor abdominal o vómitos. El objeto ingerido es conocido y potencialmente peligroso. El objeto mide más de 2 cm.de ancho y 6 cm de largo. Hay dudas razonables de que se ha tragado algo peligroso. Lo ingerido puede ser venenoso (llamar al Servicio Nacional de Información Toxicológica Tel. 915620420). 

Posicion-lateral-de-seguridadb) Si lo ingerido no es peligroso y no presenta ningún síntoma

Dar un poco de agua para ver como la tolera. Si no hay molestias dar algo blando, como pan. La deglución con facilidad indica que el cuerpo extraño ya está en el estómago y que será eliminado por las deposiciones en un plazo de 3 o 4 días. Avisar a la familia de la hora de la ingestión y del producto ingerido si el accidente se ha producido fuera del domicilio. Caso práctico real: ingestión de una moneda de 5 pesetas con seguimiento radiológico. Tardó 12 días en eliminarse y no hubo ningún problema.

Medicamentos que ayudan a la expulsión del cuerpo extraño

Jarabe emetizante de ipecacuana

 Extracto fluido de Ipecacuana     g.

Jarabe simple csp 100 g.

Indicaciones: La ipecacuana se puede utilizar como emético (vomitivo) en forma de jarabe al 7 % para inducir el vómito para intoxicaciones por vía oral en pacientes en los que esté indicado el vómito. También se utilizó como expectorante.

Dosificación: La dosis en adulto es de 30 ml en niños de 6 a 18 meses es de 10 ml y en los mayores es de 15 ml. Si no se ha producido el vómito repetir el tratamiento a la media hora.

Observaciones: No se recomienda a menores de 6 meses.

Este preparado es para uso hospitalario. Es un medicamento de urgencia.

Actitud del farmacéutico

 Los padres deben estar sensibilizados con el hábito infantil de llevarse todo a la boca y por tanto en la eliminación de objetos de pequeño tamaño al alcance del niño, revisando periódicamente el pavimento. A los nueve meses el niño ya puede hacer la pinza y llevarse objetos a la boca. Deben evitar que coman, jueguen, caminen o lloren con objetos en la boca Los frutos secos no se deben ofrecer antes de los cuatro años. Enseñar a masticar correctamente evitando que hablen o rían mientras están comiendo.

Algunos pediatras recomendamos que los padres «recorran la casa a gatas» cuando cumplen los 9 meses y observen los riesgos de accidentes durante el gateo entre los que se incluyen la ingesta de cuerpos extraños.

Es conveniente que los padres y educadores de guarderías conozcan las maniobras de desobstrucción de la vía aérea (vean la maniobra de Heimlich).

Los medicamentos deben guardarse a 1,50 m de altura y cerrados con llave.

Comparte esta entrada:

Angileptol. Al diablo con el dolor de garganta.
Postinor

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: