Close Menu
Postinor

NO Mobile

Estás leyendo

Noticias Actualidad | La obesidad infantil y juvenil acelera el paso en España en los últimos dos años

Compartir

Intoleran
Índice

En espera de los resultados de la segunda edición del estudio PASOS 2022, que permitirá evaluar la evolución de la obesidad infantil en España, así como conocer el impacto de la pandemia COVID-19 en los estilos de vida y la salud de niños y niñas de nuestro país, las tendencias identificadas hasta el momento no invitan al optimismo, según se pone de relieve en el XVIII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO).

En base a las conclusiones del estudio ALADINO 2019, y como destaca la Dra. Amanda Fernández-Menéndez, especialista en Endocrinología y Nutrición Pediátrica del Hospital Fundación Jiménez Díaz (Madrid), “tras un periodo de estabilización de las cifras de sobrepeso y obesidad en niños y adolescentes (en el 2019), ahora se apunta una tendencia acelerada de aumento de casos”.

Según datos de la Word Obesity Federation, actualmente España se encuentra entre los países europeos con una mayor prevalencia de sobrepeso y obesidad en la infancia, tanto en la etapa pre-adolescente (hasta los 10 años de edad) como en la etapa adolescente (de los 12 a los 18 años de edad). Los países del sur de Europa, es decir, el arco mediterráneo (con alguna excepción), son los que tienen unas cifras mayores, “lo cual puede parecer una gran contradicción debido a que su cultura gastronómica está basada en la saludable dieta mediterránea”, puntualiza esta experta.

Un rango de edad clave

En el estudio ALADINO, la prevalencia de sobrepeso era del 23,3% y la prevalencia de obesidad del 17,3% en la población infantil española de 6 a 9 años. El rango de edad entre los 6 y los 9 años es especialmente importante, porque se reducen las posibles diferencias atribuibles a la edad de aparición de la pubertad, así como se considera clave para intervenir y educar en la prevención de la aparición de obesidad, mediante la incorporación de estilos de vida saludables. “Es este periodo donde se acumula el primer pico de sobrepeso y obesidad en la infancia, seguido del que sucederá en la adolescencia”, informa la Dra. Fernández-Menéndez.

Según el estudio ALADINO 2019, por sexo, el sobrepeso es significativamente más prevalente en niñas (24,7% en niñas y 21,9% en niños), y la obesidad, incluida la obesidad severa, es significativamente mayor en niños (19,4% en niños y 15,0% en niñas). El análisis de los resultados por grupos de edad y sexo revela que a partir de los 7 años aumenta la prevalencia de obesidad y exceso de peso en los varones, siendo los 9 años la edad con la prevalencia del exceso de peso más alta; en las niñas, la prevalencia de obesidad y exceso de peso aumentan a partir de los 8.

Por Comunidades Autónomas, y atendiendo a los datos de la Agencia Española de Nutrición y Seguridad Alimentaria (AESAN) y ediciones previas del estudio ALADINO, se determina que las comunidades autónomas con una prevalencia de exceso de peso (incluyendo sobrepeso y obesidad) menor para los varones son: Madrid, Cataluña, Aragón, País Vasco, La Rioja y Castilla-y-León; por el contrario, las Comunidades con una proporción más alta son: Galicia, Islas Baleares y Extremadura. Para el grupo de mujeres, las Comunidades con una menor frecuencia de exceso de peso son Madrid, Cataluña, Aragón, País Vasco y Cantabria, mientras que las que presentan unas cifras más altas son Castilla-y-León, Navarra e Islas Baleares.

Principales déficits…

Ante este panorama, los expertos señalan importantes déficits que están influyendo negativamente en el abordaje de este importante problema de salud, y que están acelerando las cifras de sobrepeso y obesidad en nuestro país.

Para la Dra. Amanda Fernández-Menéndez, “uno de los principales problemas es el no reconocimiento de este problema de salud por parte de los principales cuidadores, debido a la normalización del sobrepeso en la infancia y adolescencia”. Un porcentaje importante de progenitores de escolares con sobrepeso (88,6%), obesidad (42,7%), incluso con obesidad severa (19,1%), perciben erróneamente el peso de sus hijos como normal.

Por otro lado, subsiste la falta de programas estructurados de actividad y ejercicio físico orientado a la infancia y adolescencia. El estudio PASOS 2019 pone en evidencia que el porcentaje de población infantil y adolescente que alcanza la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en cuanto a la práctica de actividad física moderada o vigorosa es mucho menor del deseable

Junto a ello, como subraya la especialista en Endocrinología y Nutrición Pediátrica, “el uso abusivo de pantallas, normalizado en nuestra sociedad, supone un aumento del tiempo de sedentarismo”. Y es que, según recalca, “la población infantil y adolescente en España supera en prácticamente 1 hora al día la recomendación de la OMS sobre el uso de pantallas entre semana, y en más de 2 horas y 40 minutos durante el fin de semana”.

…y soluciones

Un problema estructural que sigue sin resolverse de forma adecuada es dar la importancia merecida al proceso de transición, dado que el 80% de niños con enfermedades crónicas (entre las que se incluye la obesidad), llegarán a adultos con estas patologías. “Es de vital importancia que los pacientes pasen de los sistemas de Pediatría a los de medicina de adultos de forma organizada y sistematizada, para evitar la pérdida de estos pacientes en el traspaso, como ocurre actualmente”, aconseja la Dra. Fernández-Menéndez, quien aboga por “la formación de equipos multidisciplinares, que pueden suponer un nexo entre Atención Primaria y Hospitalaria, así como la mejor manera de ofrecer un abordaje integral y personalizado”.

Y es que para contribuir también a optimizar la atención que reciben los niños y adolescentes con problemas de exceso de peso, “es indispensable el abordaje multidisciplinar, en unidades específicas, que permitan reducir la sobresaturación de las consultas de Atención Primaria y Especializada, y que ofrezca a los pacientes las herramientas adaptadas para su seguimiento y control de su enfermedad”, señala esta especialista. Este manejo (“que es el que se ha demostrado más efectivo para revertir casos de sobrepeso y obesidad en la infancia y adolescencia”-, apostilla), contempla la presencia de varios especialistas, liderados por la figura del endocrinólogo pediatra, y contando, en el mejor escenario, con expertos en nutrición, abordaje psicoemocional y actividad-ejercicio físico, todo ello adaptado a las distintas etapas del desarrollo.

En general, las medidas políticas para realizar intervenciones de prevención primaria, así como reforzar la práctica de actividad física y el control del uso de pantallas (especialmente antes de los 10 años de edad), suponen medidas necesarias para la mejora de la situación. Igual de importante es fomentar las actividades de promoción de la salud durante la adolescencia.

Comparte esta entrada:

Angileptol. Al diablo con el dolor de garganta.
Postinor

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: